Logos

Qué son, qué tipos existen y cuál escojo para mi marca

Si pensamos en el concepto nos pueden venir numerosos ejemplos de logos a la cabeza. No debemos confundir este término con el concepto de marca que os explicamos anteriormente. Un logo es un elemento clave de la marca, por no decir el protagonista, pero no el único. Aunque gracias a él, nuestros clientes podrán identificar a la empresa a través de su nombre y de su representación gráfica.

Tipos de logos que existen

Actualmente podríamos catalogar a los logos en cuatro tipos diferentes: logotipo, isotipo, imagotipo, e isologo. Os explicamos cada tipo y sus diferencias.

 

I. Logotipos

Un logotipo es meramente una palabra escrita de una forma que favorezca su pregnancia, que sea memorable. Podríamos categorizarlo como una marca denominativa. Un logotipo usa tipografías o composiciones de palabras para definirse. Pensemos en los logos de marcas como Coca-Cola o Google. Ambas cuentan con un logotipo para identificar su compañía.

II. Isotipos

Un isotipo es un símbolo o representación gráfica que busca resaltar algún significado, valor o concepto de la marca. Nos referimos a la parte más icónica de la representación gráfica de una marca. Este tipo de logos requieren de tiempo y consistencia de uso para lograr posicionarse en la cabeza de los clientes. Tras esta inversión, un logo isotipo puede posicionar a la marca en la cabeza con un solo vistazo. Este tipo de logo funciona de forma independiente al texto o nombre de la empresa. Pensemos en marcas como Shell, Apple o Nike, que hacen uso de un isotipo desde hace años.

III. Imagotipos

Un imagotipo es el resultado de la unión del logotipo y el isotipo. Ambos deben estar en perfecto equilibrio y armonía. Hablamos la representación gráfica de varias palabras junto a un símbolo. La parte tipográfica está claramente separada de la parte más icónica y ambas conviven en armonía. Para dar con un ejemplo de imagotipo sólo debemos pensar en el logo de marcas como Amazon o Santander.

IV. Isologos

Un isologo es el resultado de la unión del logotipo y el isotipo, pero en este caso las dos partes que lo componen son indivisibles. No lograrían funcionar por separado. La representación gráfica del texto se encuentra tan integrada que actúa como símbolo también. Pensemos en los logos de marcas como Burger King, Nasa o Pizza Hut.

Derechos de autor y fuente: https://imborrable.com/